Descontrol remoto

El descontrol remoto de mis emociones
perturban el oído de los sordos televidas.

Quisiera ser onda magnética para llegar.
La cámara lenta la hace pasajera.
La desesperación entra en temor.

Grito confundido.

Quién es la araña manipuladora.
Rompecabezas de una forma literal.
Sangre real.

Idiota manifestación de los sin sabores
aventureros.
El olor de un libro mal-bien guardado.
Donada enciclopedia de la globalización.

Samuel Gelblung.

El control antiguo de la comunicación.
Pixeleado futuro de mundo sin paz,
pais desierto, pueblo contaminado.

Toda mierda por pasada fue peor.

El fuego ya no enciende a los sin luz.
Los alumnos miran un VHS googleado.

Dime que no pasa y te diré que canal es.









La nostalgia de tres días sin dormir

El agua de Buenos Aires.
Las baldosas todas flojas.
Los vacíos espirituales de tu ausencia.
La mesa y sobremesa,
todos los días iguales
o que ya no me duelen las muelas.
Esperando el delivery,
la mañana que ya llega.
Nunca es tarde.
Ropa desordenada sin olor.
Corazones sinceros buscando paz.
La luna en medialuna
y la harina en la cocina.

¿Cuándo fue que perdimos la vergüenza?

Las dudas se consumen.
Los semáforos no se respetan.
Saltando grandes edificios,
como superhéroes sin ficción.
Calles de tierras inexistentes,
el plato despeinado.
Almas que desaparecen por canje
por el diablo mal estacionado.
Tren y ruidos tristes de colectivos.
Extraños transformados en amigos.
Sala de espera.
Costumbres arrancadas de la piel.

Tu voz ya no resulta conocida.

Extremos parecidos a precipicios.
Todo lo que determina una resaca,
grillos cantando y lluvias ausentes.
No existe el rencor.
Equilibrio en perturbación,
justo cuando llega el invierno.
Grises opacos por la humedad.
Televisión detonando distancia.
La ciudad descansa.
Veredas alumbradas por faroles de plaza.
El tango y la diarrea.
Cinco minutos sin té.

Correr desnudo y caminar vestido.

Despertar.
Despertarnos.

Luces con brillos radiantes en tu rostro.
Negación del adiós.
Repetición del sufrimiento.

Enfermar.
Enfermarnos.

Aferrarse a las viejas respuestas.
Salvarse.

Vos caminando.
Yo en tus pasos.

Galanes primavera

Los olvidos de galanes primavera en el suspiro de mendigos de calles de tierra, nada busca el lamento de las piernas arrastradas del desgano, en los intentos azarosos sobre conquistas de blancanieves envenenadas. Los zapatos estancados en el local de intentos fallidos, las pérdidas de eternas cicatrices solo sangran el vino de la alegría. Nada mira la lechuza al costado de la tranquera, no es tarde para el que llega con la dialéctica de la almohada. Si todo pasa y nada queda, la solución entonces siempre es la revuelta, la que aprende de los ensayos y sigue con los errores de dar un premio por recibir el castigo. Qué pasa con los días de jolgorio, si la ruta esta vacía y las luciérnagas encendidas.
Yo no creo que sea depresión, lamerse las bolas como un perro puede ser un punto fijo, de miradas asombradas y panchos atorados, los incomprendidos viajan primeros en el barco de los que gritan: "Cerra el orto" o "Chupame un huevo", esas frases comodines para el truco de los fundamentos.
El grito de los seres pequeños abren el muro de los lamentos, todo regreso al hogar, implica un subibaja de emociones, donde algunos deciden quitarse la vida por amores, otros se olvidan de tocar el timbre y varios prueban su llave en casas desconocidas.
La lluvia jamás fue garantía de llanto pero siempre fue el mejor complemento para la excusa.
Los olvidos de esos galanes primavera dejaron a los mendigos en calles de tierra, los galanes primavera se llevan la piel y los mendigos descubren sus sentimientos. Los galanes se llevan la piel en cualquier estación, los mendigos mastican la tierra haciendo barro, los galanes y la piel de primavera, los mendigos caminando en calles de tierra andan buscando su primavera.
Y la seguirán buscando...

¿Qué hay de nuevo Nico?

Gente burlándose del sufrimiento, discursos vacíos y miedos reciclados volviendo del olvido. Adjetivos agresivos tapando proyectos, pastores de moda rebalsados en palabras, llenando promesas que disfrazan operaciones perversas. Hay mucha ceguera entre tanto caníbal que espera al acecho. Algunos se olvidan que no nacen en cunas de oro y ruegan un cambio porque algo hay que decir, el complejo de pobreza logra tener un colmo y la queja por los planes a los "negros" de las mentes en blanco. Hay incertidumbres en las calles, planteos internos y yo no me puedo dormir.
Será que este tiempo se consume en propuestas de oraciones divinas y escupitajos hacia arriba bajo el suspenso de pegarse uno mismo. 

Máscaras en otoño

Creo que ya es hora de cerrar el adiós, de dejar el amor, latente como siempre. 
Mirá las promesas que se van en el hoy, son las de ayer, son de algún tiempo también. 
El aire fresco desde las cascadas alivia el recuerdo que dejaron las caras partidas al medio.
Las cosas que no vuelven son las que nunca estuvieron, que se reventaron en el puente sin aire que me separa de vos. 
Todas las condiciones que dejamos de lado, se ignoraron en lo temperamental. 
Levantar la cabeza es secarse las lágrimas y correr herido como los caballos entre las piedras. 
No busques tu disfraz de extraña, te alcanza con las máscaras de otoño que transforman sonrisas de meses en vano. 
Mañana todo mejora, ya lo sabemos, lo que queda es un intervalo de duda pero de aceptación. 
Pensamos y actuamos de la manera en que las montañas ya lo sabían con anticipación, de caer y rodar.
Llegar todo golpeado a la palabra final, de los actos sin piedad, la pared que no encontrás, que decide una vez más, que a lo mejor es lo mejor, que no mira atrás y se resuelve en un estado de saber porque no estabas cuando estabas, porqué buscaba lo que no había, los años de la vida se resumen en donde vos no exististe nunca, nunca en la puta tempestad. 

Creo que ya es hora de dejar los motivos, darle paso al olvido y creerle al destino.
Como kamikazes heridos que siguen latiendo a pesar de estrellarse. 
Las persianas hace meses que no se abren, el candado busca cerrarse y a qué esta noche me mirás a través de los sueños.
Siento el río como un ser que recorre la trasparencia en las venas y limpia lo complicado de tu simplicidad.
En este otoño a lo Bernardo Perrone, dibujo las máscaras que te vas a poner en la alegría de la ironía, en la gracia de la soberbia, en el orgullo transformado en razón. 
Solo queda marcar los días de lo que sigue en la vida, lo que sigue en la tuya y hacer simbólica la muerte de tus verticales.
Creo que ya es hora de cerrar el adiós, que lo que se dijo no es el pensamiento, que la realidad se viste de la manera que quieras para que la pases bien. En la almohada vas a saber la distancia de ser y es. 
Así pasan los truenos en fiestas y reuniones amagando la tormenta imposible de la desolación. 
Son las horas de reír. 

Vos

Vos que me “quisiste” y después te escapaste. Parecido a vos que después me dijiste: “me traicionaste”.
Vos, que me criticaste y me juzgaste pero nunca te la jugaste. Vos que a partir de ahí me juzgaste.
Vos que te sentís oprimida; y vos que te sentiste tan contenida.
Vos que me dijiste que me querías; vos también dijiste que lo sentías.
Vos dijiste que trataste con medias mentiras; vos que te mentiste y me convenciste con tus teorías.
Vos que me usaste para tus deleites; vos que en casi te parecías.
Vos que poco te importó “mis tonterías”; vos que realmente te importó, no sé qué es lo que querías.
Vos que te cagaste todo el día; vos que siempre te presentaste “todo el día”.
Vos que poco te importó; vos que sí me querías.
Vos que nunca te hiciste cargo; vos que me culpaste todo el día.
Vos que fue tan fácil olvidarte; vos… la verdad, no estás tan distante.
Vos que te basaste en lo que vos sentías; vos que nunca me dejaste explicarte.
Vos que todo fue tan fácil; vos que la verdad que la peleaste.
Vos que todo fue una tontería; vos, la verdad que no sé lo que querías.
Vos que el placer era emergencia; vos que pensé que me querías.
Vos que una luz es una vela; vos que no podés entender que aun me duela.
Vos que me tildaste de mil blasfemias; vos que con derecho, al final te alejaste.
Vos que reclamaste libertad bendita eterna; vos me condenaste sin escucharme.
Vos que te la dabas de simple y satisfecha; vos, tan similar, fuiste tan hecha.
Vos que te cagaste en lo importante; vos que me negaste lo importante.
Vos que quisiste ser honesta; vos, que sí sos honesta, no sos capaz de perdonarme.
Vos que elegís “la fácil”; vos que siempre la peleaste.
Vos que me atrapaste; vos que me enamoraste.
Vos que te fui una molestia; vos que terminé siendo una gran bestia.
Vos que te cagaste todo el tiempo; vos que no entendés lo que yo siento.
Vos que sos alegre por encargo; vos que sos alegre por dios me encargo.
Vos que poco te importa; vos me condenas por cosas improntas.
Vos que te cagaste; vos que me negaste.
Vos que fuiste buena solo en tu especie; vos que fuiste buena hasta en las nieves.
Vos que sos puro goce; vos que me quisiste solo por “un roce”.
Vos que te la das de “sabia”; vos que realmente sabes lo que me hace falta.
Vos que te cagaste todo el tiempo; vos que me quisiste solo un tiempo.
Vos que me quisiste solo un tiempo; vos, que la verdad; también fue solo un tiempo.
Vos que no te diste chances; vos, que fuiste buena, tampoco me las diste.
Vos que te planteas ser amable; vos, aunque realmente lo sos, me dejaste como irrefutable.
Vos que solo el tiempo te acompaña; vos recién ahora se te desempaña.
Vos que simplemente me borraste; vos te convences que la igualaste.
Vos que sos sin alma desahuciada; vos que refrenas lo que realmente te acompaña.
Vos que sos una mierda desalmada; vos, que no te quiero desgraciar.
Vos que sos la mierda metaforizada; vos, sos mi tristeza derramada.
Vos que no me importa tu “llegada”; vos que no te puedo desterrar de mi alma.
Vos que me plantaste como una haya; vos que te olvidaste como una canalla.
Vos que me condenaste de canalla; vos igual lo hiciste con tu desgracia.
Vos que no la vida te haga gracia; Vos, tu vida ya no me hace gracia.
Vos que no me alcanza; vos que tu amistad me hace gracia.
Vos te sentiste abrumada; vos te sentiste abandonada.
Vos que nunca te importó nada; vos nunca intentaste preguntar “por que pasaba”.
Vos que tu vida sea una fiesta; vos que ojala algún día te des cuenta…





Del poeta CAPOCHA para el mundo

Trochilidae

Qué hace un picaflor en el balcón, qué hace está volando hacia atrás.
Terribles los días en que amaga y vuelve aleteando hacia atrás.
Desnuda la nostalgia cuando no estás.
Qué hace un picaflor sin escapar, encierro en los hogares sin prender.
Qué hace un picaflor en el jardín, donde las historias son incógnitas.

Donde lo que fue, lo que es y lo que será, enloquecerá.
Y va volando como todos nosotros pero es más sabio.

Tiene el poder de los viejos del bar,
pañuelos de tela esperando en sus bolsillos,
hoy está en este balcón.
Qué hace un picaflor cuando no puede volar,
qué busca en las madrugadas de insomnio,
qué hace un picaflor mirando el ventanal.
Girando, buscando dónde picar.
Está atento a las maniobras y a las mariposas.
No entiende pero lo intenta,
no pierde las esperanzas, algo va a encontrar.

Seguramente viene de Empalme por las vías del tren,
seguramente esta pensando sobrevivir al amanecer,
seguramente es un picaflor, divertido y atrevido,
pesimista y perseguido, mal hablado y elegante,
sencillo y contagioso, inocente y delincuente.




                                                                 
                               

Nombres de varones

Armando que logró ser buen albañil, vive cerca de lo de Angel que es tan bueno y solidario. Benigno intentó hacer el bien aunque también engaño a Cornelio con su mujer. Eric pelo rubio y buen mozo, se divierte cuando Félix se hace el gato con las minas. Garcilaso alto nombre y acá no digo nada. Heriberto es el gran Beto que jamás dijo su nombre, Israel invasivo, mentiroso, marioneta de los grandes, nunca está de acuerdo por la decisiones equilibradas de Justo. De lengua larga y cargoso esta Lamberto, con su padre el plomero viejo y conocido Mario. Este sí es, este Noé, el que venga o el que se fue tiene que ser, el que no pone las cosas en su lugar y revuelve todo sin preguntar es Zacarías.
También está, el que se fue sin avisar, ese se llama Wilson. En las selvas misioneras vive Yago acompañado por Silvestre. Enamorado todos los días del año, nacido en febrero esta Valentín. Roque no entra nunca en razón, tal vez lo ablande el dulce de Rafael. Atahualpa fanático del folklore, parece tan a propósito como este texto que escribe Nicolás al que siempre le gusta volver a los 90. Todos los días deprimidos de Tristán, todos los fondos blancos que hizo Tomás, todas las pelotas que pincho Acacio. 
Aníbal ya nació con cara de viejo, Arturo es el rey de su grupo de amigos, Oliver el enganche de su equipo. A Rómulo cuando perdió el remo lo rescató Salvador, a María cuando le preguntan el nombre siempre aclara que es varón, Oscar es fanatico de Hollywood y que viento que esta entrando, cierren la puerta, no, mejor Abraham la puerta. Aquiles le pega de taco y le encanta comer las pastas que cocina Giacomo. Ignacio es el único mexicano que odia los nachos y a Luca le sobran novecientos noventa y nueve del peso. Milton esta obligado a tener rastas, Saturnino vive en una nube de pedos y Segundo es alérgico a las cebollitas.
 Mientras que Gonzalo y Marcelo... se conocen y se saludan.

Cabalgatas


Después de ver el sol brillar, la mesada ha dejado de transpirar, hay una nueva oferta en el local de los sueños del enano. Mi demanda es bucal y no importa lo detestable de las palabras mal dichas con rencor. Mi pensamiento es una nube que se cruza en un rayo, capacidad represora en la saliva del placer. Cada cual con su alien en su forraje de cuerina, hay mucho látex y humanidad expectante. Los marfiles apuntan a los agujeros débiles, maltratados por el pelo estupefacto. Que tirana es la capital, amarillista la prensa de la fachada.
Voy a dormir para ver los caníbales gritar, aerosoles volando sobre el mundo, pintando lo gris, es uno de esos días en que me siento brillante. No hay más sangre en la corona del señor, los pinos verdes acomodan los nidos florecidos de aves salvajes.
En salmuera quedan los órganos que me tiraste por la reivindicación, devolver el corazón así  florece el amor en las sombras de la tempestad. Es difícil acoplarse a las almas con veneno del doctor.
Y las persianas mercenarias y rotas no preguntan la hora de abrirse, cualquier segundo, cualquier desperdicio quedará sepultado por el corte de pelo de alguien muy pop. El techo tapando el espesor del cielo, vomité consciente el nuevo salpicón que trajo colores del asco perdido de la sociedad extraviada. Una calesita no para de girar y  la caída es el mareo universal como un efecto mariposa. 
Perdimos lo que podíamos ganar pero el juego con fuego no deja de sangrar.Habrá que llorar para despertar atención. Cabalgatas de fuego, de aire y mar.No es necesaria la ambigüedad del disfraz si con tantas caretas dando vueltas no descubren quien soy.

Conversando con La Angustia

Era un día como todos los demás, repitiendo –o manteniendo- la cárcel de mi rutina. De a ratos me movía y emprendía el oficio de maquillar un par de ilusiones, expectativas y deseos… cosas que toda persona hace. En algunas de ellas me detuve más que en otras: un poco por cariño, un poco por necesidad, en otras, quizás por nostalgia. El inconveniente de esta actividad radica en que si nos detenemos mucho sobre una de aquellas representaciones: limpiándolas, adornándolas, embelleciéndolas, a la vez, es como si estuviéramos cargando un revolver o preparando nuestro propio patíbulo.

Y así fue. No recuerdo bien en que época comencé el oficio de maquillador de ilusiones, pero desde ese día comencé a relacionarme con una entidad extremadamente poco grata para cualquier ser viviente creo yo. No digo que le haya abierto la puerta de ‘mi jardín’ e invitarla a pasar, más bien creo que fue todo lo contrario, algo así como una invasión de propiedad; y, desde ese momento, me ‘visitó’ y ‘visita’ bastante seguido. El problema es que aparece sin aviso, se queda por largos períodos de tiempo, desequilibra mi espacio, es molesta, etc. etc. Aunque debo reconocer que en algunos momentos llegué a comprenderla y, en ciertos aspectos, hasta quererla.

Les estoy hablando de la Angustia, eso difícil de explicar que cuando a uno le arremete…


-Hola!! ¿Qué hacías?

-¡Qué coincidencia! Justo estaba razonando sobre vos.

-¿Ah si? ¡Me siento halagada! ¿Qué era? ¿Un homenaje?

-Mm... Algo así.

-A ver… ¿Puedo mirar?

-¡No! ¡Dejá de entrometerte!

-Bueeeenooo, relajate. Tampoco es para tanto. ¿Querés que me vaya?

-Si, por favor. ¡Desaparecé! ¡Borrate!

-Bueno, entonces me quedo.

-Sabía que no te ibas a ir -suspiro profundo-, no hay caso con vos.

-Tranquilizate un poco, te vas a enfermar. Aparte ¿Qué te hice yo a vos?

-Con tu presencia alcanza y sobra. Yo nunca te llame ni te busqué, y vos como si nada tuviste el descaro de venir un día y pareciera que lo hiciste para quedarte. Antes tenía una vida bastante serena, tranquila y controlada. Desde el primer día que te ví todo eso se fue diluyendo con el tiempo.

-¡Ah! ¿No me buscaste? ¿No te acordás de la primera vez que empezaste a soñar despierto? ¿O cuando empezaste a incurrir en el mundo de las emociones, sensaciones y los deseos? ¿Y qué hay de cuando empezaste a desafiar preceptos, realidades o seguir tus propias convicciones? ¿Qué hay del amor? Tal vez no te acordás, eras muy pequeño. Yo no te voy a decir mi edad, pero bastante tiempo tengo recorriendo estos lugares como para saber cómo manejarme y detectar cuando hay un llamado hacia mí; y vos, sí vos, me empezaste a llamar desde hace mucho tiempo pero el pedido fué tan claro que lo recuerdo como si fuera ayer.

-Tal vez tenés un poco de razón. Tal vez te llamé, sí. Pero no fue mi intención hacerlo…

-Me llamaste en fin…

-¡Pará! ¡Dejame terminar! No vés que sos odiosa. Supongo que sí, te llamé. Pero yo no sabía de tu existencia. Admito que de haberlo sabido, nunca lo hubiera hecho.

-¡¿Ah no?!

-No. Decime ¿Para que te necesité yo? ¿Qué me diste que yo necesitara? Todo lo que sé de vos me deja siempre un mal gusto en el alma. Aparecés en muchos momentos de mi vida en que estoy en plena dicha, arruinás todos mis planes y me destruís con cada manifestación tuya. Cuando estás acá no puedo estar tranquilo: el pecho se me angosta, la garganta se me anuda al punto de apenas poder respirar, mi energía vital se desvanece como si estuviera siendo derramada por las venas abiertas de mi espíritu, me alejo de la realidad quedando en un estado muy similar a un catatonismo profundo, ideas de dolor, empobrecimiento de mi persona y autohostigamiento es la moneda corriente de mis pensamientos en esos momentos. Quedo postrado como una marioneta sin que alguien le de algún movimiento a su alma. Empiezo a sentir que todo es una mierda y que nada tiene sentido.
En los momentos que vos no estás esto no me pasa. Puedo hacer cosas todo el tiempo y dedicarme a lo que realmente me gusta. No tengo preocupaciones y yo tengo el control sobre mis cosas.

-Bueno, parece que querés hablar enserio. Vamos a sincerarnos entonces.

-…

-“¿Para qué te necesito?” me preguntás. Miremos un poco más detenidamente. ¿Alguna vez te preguntaste cuándo te angustiás?

-Hmm, supongo que no.

-No supongas, tratá de ver. Yo te puedo dar un panorama de lo que sos vos cuando “no tenés preocupaciones y tenés el control”. En esos momentos, realmente no te manejas con tantas certezas y seguridades, más bien es casi todo lo opuesto. No sabés lo que querés o que buscás todo el tiempo. De a momentos vivís con dudas y temores y vos mismo te estancas en muchas situaciones. Cuando presentís que voy a venir, o sentís cerca mi presencia, tratás de hacer cualquier cosa para poder evitar hacer contacto conmigo (o con vos mismo en realidad); y así volvés a ‘tener el control’ por un rato. Una vez que lográs poder escucharte sobre lo que realmente deseás, por algún motivo, la duda o el temor aparecen. ¡Ahhh! ¡Pero a ellas no les decís nada! Porque de algún modo esas hermanas te saben controlar con sus ‘encantos’. Aun así, te terminas aferrando a ellas y así entrás en tu propio circulo vicioso retroalimentando tus ilusiones, fantasías y temores: uno de los peores laberintos que el ser humano se creó para sí mismo. Porque lo peor de todo es que ese círculo vicioso se amplía tanto que, llegado a un punto, se vuelve el mundo propio de cada uno; y vos, no estás exento en este caso. Es por eso que mucha gente me evita e ignora distrayéndose en actividades triviales creyendo que así sortean el problema y así viven en mundos imaginarios y fantaseados que no los dejan ver por donde pisan y caminan, como alguien con un tabique en los ojos hasta que por ahí se chocan contra una pared. Es por eso que evitan estar sin tener algo que hacer, porque más allá del aburrimiento que esto puede generarles este estado es condición para conectarse con sí mismos y esto es algo que gran parte de las personas no logran soportar.

-Si. Puede que tengas razón en eso. Pero hasta ahí vos no tenés lugar alguno, y solo me refregás cosas en la cara. Yo lo que puedo ver y sentir con tu presencia es dolor, un dolor y tristeza tan intensos que pareciera que el soplo más leve me conduciría a la muerte. Incluso en más de una ocasión la he deseado y… a ella sí que la he llamado. ¿Por qué venís? ¿Por qué, si me hiere tanto, te apegás a mi vida y no me dejás en paz de una vez por todas? ¿Qué hice yo para merecerte? ¿Acaso es una condena que tengo que llevarte conmigo durante toda la vida?

-Hay algo en común entre tu “llamado” hacia mí y mi presencia en “tu jardín”, como vos decís. Las dos cosas se homologan en que a ninguna de las dos nunca las pudiste registrar en todo su esplendor. Es cierto que notas mi presencia en tu cuerpo, ideas y sensaciones pero no podés vislumbrar realmente el alcance o la conveniencia de tenerme ahí. Dejame que te lo explique de este modo: yo he compartido grandes momentos de tu vida. He estado ahí cuando menos me deseaste. Hemos visto juntos el fin de muchas cosas pero el inicio, o al menos, lo que pudo ser el inicio de tantas otras. Aunque la verdad es que, de esto último, yo ya no estaba ahí cuando emprendías dicha tarea. Yo soy tu desgracia, yo soy tu peor pesadilla, yo soy lo que te retrae y aleja de la realidad como vos decís. ¡Yo tengo que ser tu dolor más grande! Yo soy tu dolor de muelas en tu espíritu, yo estoy, estuve y estaré cuando menos me quieras… pero ¿Sabés qué? ¡Yo soy tu verdadera ayuda!

-Estoy confundido ¿Cómo me ayudás o ayudaste vos a mi?

-No te culpo, no sos el único que no lo puede ver. El mundo está poblado de ciegos y, aunque por paradójico que suene, los que mejor pueden ver son personas no videntes –cosa que no los hace ciegos-. Lo que te trato de explicar es que yo soy lo más tangible en vos. De todos tus sentimientos, de todas tus ilusiones, deseos, esperanzas, temores, fantasías y sueños, de todos ellos, Yo… ¡Yo soy lo más real que existe en tu interior! De tus deseos y esperanzas no siempre estás seguro; de tus miedos y temores no siempre sos conciente y pueden pasar desapercibidos; pero de mi presencia nunca te pudiste escapar. No hay manera de escaparte porque ya me conoces y sé como hacer notar mi presencia. Tampoco me podés obviar ni mucho menos. Por eso necesito atravesarte como una espada al rojo vivo, necesito que me veas y me escuches; no por simple capricho, sino porque te estoy mostrando algo. Algo de vos, algo tan nítido y claro que se conecta hasta lo más profundo de tu ser. Yo soy esa realidad insoportable. Yo soy lo que te va atormentar siempre, al menos hasta que me sepas escuchar y aprendamos a comunicarnos y convivir juntos. Vine para quedarme.

¿Por qué soy necesaria en vos? ¿Por qué me necesitas? Porque, como dicen: “La angustia es el precio que tenés que pagar por ser uno mismo”. Recuerdo cuando una vez estabas teniendo una charla con un amigo y estabas triste, abrumado y confundido. Él te explicaba que hay cosas dolorosas en la vida y, que a veces, son muy difíciles de superar. Luego te confesó honestamente que a él le resultaban inaguantables la mayoría de los Domingos, y vos muy ofuscado le respondiste: Lo que vos padeces los fines de semanas, particularmente los domingos, yo lo padezco casi todos los días”. Esta viñeta tuya me sirve para decirte que: Yo soy tu razón de ser cuando en tu mundo de sentimientos y fantasías te perdés en vos mismo y la realidad exterior. Yo estoy acá para mostrarte hacia dónde querés ir o hacia dónde no. Yo soy un mensaje que emana de lo más íntimo y profundo de tu alma que trata de ubicarte cuando te perdés allá afuera en el mundo, o en tu interior. El problema con la mayoría de la gente es que no puede escucharme. Algunos tan solo no quieren hacerlo, otros, no están preparados del todo. Sin embargo, cuando alguien me llama yo acudo sin vacilar, es mi deber y no importa la edad o condición de la persona, si me llaman, es porque de algún modo me necesitan; y vos, sos alguien que me llamó y llama a gritos.

-Creo ir entendiendo. Tiene sentido al ver las cosas de ese modo, aunque poder captarlas realmente como son y operar a partir de ello es muy difícil. Más allá de todo esto yo me pregunto: ¿Por qué de ese modo? ¿Por qué ‘trabajás’ en silencio o de manera enigmática? ¿Por qué no se nos muestra la verdad de una manera más sencilla o asequible?

-Sólo te puedo decir esto: no lo sé. Mi trabajo consiste en manifestarme en ciertos momentos y de determinadas maneras. Así como no te puedo explicar por qué el hombre insiste en las guerras, mi función es ‘intraespiritual’ por así llamarla, y mi trabajo es alertar a las personas.

-¿“Mi trabajo”? ¿Existe algo o alguien que te exige hacer esto?

-Eso no te lo puedo responder. Cuando el entendimiento de los hombres alcanza ciertos límites, si se le intenta explicar algo por fuera de estos, el dominio de la razón se desvanece y aquellos son proclives a caer en la locura.



Esta fue la charla que tuve con esa entidad enigmática que es la Angustia. Antes de la plática, la imagen que yo tenia de ella, era despectiva y de rechazo. No se si logré entender del todo lo que me dijo aquella tarde, tal vez no lo quiero hacer realmente. Si a alguien que leyese esto alguna vez le ocurrió algo similar, aunque no me entere de manera directa, en cierta forma me voy alegrar. De algún modo el destino nos estará conectando y en ese punto vamos a estar compartiendo nuestra vivencia.

Supongo que después de todo no era tan mala en el fondo. Creo que el problema no es ella en sí misma, sino nuestra sordera ante ella. Y cuanto más sordos seamos, con más fuerza ella se parará ante nosotros hasta que caigamos del todo o para despertarnos y quitarnos la venda de los ojos.

Si algo aprendí de esto, es que la Angustia no nos miente. Tal vez, por ser honesta, es porque realmente nos duele.



De mi querido amigo Capocha